Sin categoría

Historia

(Datos de la fundación del equipo de fútbol DEPORTIVO OYONES, en encuesta efectuada a un viejo ex jugador del mismo. AÑO 1928)

Este equipo se fundó como consecuencia de la fusión de os equipos representativos de las dos bandas de música existentes en la localidad, denominadas Coral Santa Cecilia y Unión Musical Oyonesa.

El equipo que representaba a la Unión Musical se llamaba » El Zurriago». Pronto se evidencio la necesidad de proceder a la unión de los dos equipos, ya que empezaba a ser el clima del pueblo un tanto tenso y dividía a la juventud en dos sectores. La intervención de unos verdaderos aficionados, tales como Miguel Ruiz Carrillo, Celso Martinez, Julián Fernández, Ignacio Díaz de Ilarraza y unos buenos amigos de éste, como Somalo, Faustino, Teodoro y otros, que eran vecinos de Logroño, contribuyeron también al consenso de los dos clubes y se formo el CLUB DEPORTIVO OYONES con los siguientes jugadores. Por parte del «Zurriago»: Chaparro, Senén, Domingo, Sanz y Juan de dios. Por parte del equipo «La Cla»: Arturo, Manolo Sanjuán, Saturnino, Nicolás, Teófilo Ruiz Carrillo y su primo Zacarías, Perico Fernández y Pedrucho Cuesta.

Se alineaban en el primer equipo: Domingo como portero; suplente, Pedrucho Cuesta; defensas: Carrillo I y Zacarías; medios: Sanz, Chaparro y Carrillo II y delanteros, Manolo Sanjuán, Arturo Sanjuán, Perico Fernandez, Saturnino Sanjuán y Juan de dios.

Algunos utilizaron nombres de guerra distintos a los suyos, tales como Zaca, por Zacarías; Doris, por Arturo Sanjuán; Serpis, por Manolo Sanjuán; Jupiter, por Perico Fernandez, y Cachi, por Saturnino Sanjuán, quedando el titular así: ZACA, DOMINGO, CARRILLO I, SANZ, CHAPARRO, CARRILLO II, DORIS, SERPIS, JUPITER, CACHI Y JUAN DE DIOS.

Se hicieron muy pocos socios, pues los mayores consideraban aquello como cosa de chiflados o locos; pero no todos pensaban así y merced a las aportaciones de los dos curas del pueblo -D. Esteban Zubillaga (párroco), que aportó cien pesetas y D. Manuel de Ortúzar, que aportó veinticinco-, se pudieron comprar las once camisetas y las medias. El campo se alquiló a D. Marcelino Martínez por la módica cantidad de veinte pesetas mensuales, y las porterías las ponía Julian Fernandez todos los días que se jugaba, llevándoselas a cada después de cada partido ante el temor de que desaparecieran. Las redes las aportaron este mismo Julián y Juli Zabala, que las tenía para cargar paja en sus carros.

En el descanso de cada partido, se pasaba una bandeja por el simpático Nicasio Nieto y lo que se recogía, que rondada siempre las treinta pesetas, se destinaba a pagar el campo y sufragar los gastos de obsequio a los equipos que venían al pueblo a competir. Los gastos de desplazamiento se los pagaban por cuenta los jugadores.

Se nombro una Junta Directiva compuesta por Ignacio Díaz de Ilarraza como presidente; Nicolás Ruiz Carrillo como tesorero; Julián Fernandez como secretario; vocales, Miguel Ruiz Carrillo, Celso Martínez y Javier Martínez, y como masajista a Nicasio Nieto (el Galleguillo). Como capitán del equipo, Manuel Sanjuán.

Hacía las veces de entrenador el jugador Perico Fernández.

Se sacaron dos himnos con música de Simonin que decían así:
En campo que juegan
estos muchachos
Saben siempre lucirse
con mucho garbo
Y de jugaba en jugaba,
llenas siempre de ilusión
Saben conquistar el triunfo
Para entregárselo a… OYON.
El otro himno decía así:
Al zumbar de los balones
Y del silbato el tararí
No hay equipo que no tiemble
Y no piense en sucumbir.
Porque llevan esos mozos
Al ir tras de aquel balón
La bravura de su pueblo
Grabada en el… Corazón.

Autor

aura.garcia@anaudesign.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *